Todos los meses se publican unas 53,6 millones de entradas nuevas solo en WordPress. Entonces, ¿por qué tener un blog si hay tanto ruido y competencia ahí afuera?

Porque es una forma magnífica de crear lazos con los clientes en un contexto ajeno a las ventas. Un buen contenido genera confianza, informa y ayuda a resolver problemas. ¡Tu tienda online detecta una necesidad de los clientes y tu blog habla sobre ella! Si lo haces y sigues estos consejos, tendrás más posibilidades de destacar sobre las otras 53.599.999.999 entradas mensuales… y de conseguir nuevos clientes.

Conoce a tu audiencia

Puede que tu objetivo empresarial sea conseguir más oportunidades de ventas… pero el objetivo de tu blog debe ser informar a los lectores y ayudarles a encontrar soluciones. ¡Usa tu blog para generar confianza y forjarte una reputación! Las necesitarás para atraer y mantener a los clientes.

Seguro que cuando abriste tu tienda, hiciste un perfil de cliente ideal. Desempólvalo y tenlo en mente cuando escribas. Te ayudará a ponerte en el lugar de tus clientes y a redactar PARA ellos: ¿qué les interesa? ¿Cuáles son sus problemas? ¿Qué tono prefieren, uno muy técnico o algo desenfadado y relajado?

Mantén una conversación

Cuando sepas con quién vas a hablar, piensa en cómo vas a hacerlo. Un blog debe ser agradable y atractivo, práctico y fácil de manejar.

– Ve al grano: Tus lectores son gente ocupada, no te vayas por las ramas y demuéstrales que valoras su tiempo. Usa frases activas y cortas: no uses diez palabras si puedes decirlo en cinco.

– No te compliques. Escribes para facilitarles la vida a tus clientes con tus consejos, no para demostrar todo lo que sabes. Evita los tecnicismos, las instrucciones complicadas y las notas al margen.

Informa, no vendas

La gente tiene que soportar un verdadero bombardeo de mensajes publicitarios desde que se levanta hasta que se acuesta. Seguramente nadie querrá pasarse por tu blog para leer más de lo mismo. Tus lectores potenciales se preguntarán qué les ofrece tu blog… y tienes que darles una respuesta atractiva. Crea contenido que aporte algo: la respuesta a una pregunta, la solución a un problema o datos que tus clientes no conocían.

Piensa en títulos pegadizos y aptos para Twitter

Los títulos y encabezados tienen una doble función: atraer a lectores curiosos y situar tu blog en lo alto de los rankings de los buscadores. Los títulos breves y concisos son fáciles de compartir en las redes sociales… el lugar ideal para charlar y generar expectación.

Usa términos sugerentes y expresivos e incluye preguntas que despierten la curiosidad. Los números invitan a hacer clic, pero se ha abusado tanto de ellos que ya resultan molestos: úsalos con mesura y siempre en temas relacionados con tu negocio (por ejemplo, “Siete trucos para dormir bien” si vendes ropa de cama).

Estructura tus ideas

A nadie le gustan los textos que van saltando de una cosa a otra. Haz que a tus lectores les resulte fácil seguirte el hilo y seleccionar la información que necesitan. Prueba lo siguiente:

  • Organiza tus ideas por secciones
  • Divide el cuerpo del texto en párrafos asequibles
  • Usa listas con viñetas

Y recuerda: ¡revisa SIEMPRE la gramática y la ortografía! No solo mejorará tu texto, también transmitirá profesionalidad a tus lectores.

Recurre a imágenes pertinentes para separar el texto y añade elementos visuales atractivos. Las fotos, los dibujos y los esquemas también son una buena forma de explicar ideas complejas.

Utiliza palabras clave

Antes de empezar a escribir, haz una lista de palabras clave relacionadas con tu negocio y con el tema que vas a tratar. Intenta incorporarlas en los puntos adecuados del texto, sobre todo en títulos y encabezados. Con un poco de paciencia, las palabras clave sumadas a la participación de los lectores —comentarios y publicaciones en las redes— mejorarán tu posición en los buscadores.

Tampoco debes caer en la tentación de abusar de las palabras clave: ¡escribes para personas no para buscadores! Y nunca copies texto de otros sitios. Duplicar contenidos podría traerte serios problemas con Google.

Despídete a lo grande

Antes de terminar, recapitula las principales conclusiones e incluye una llamada a la acción. Aquí puedes colar algún punto relacionado con las ventas: invita a tus clientes a suscribirse a tu boletín o visitar la página de un producto.

Unas cuantas sugerencias para crear buenas llamadas a la acción:

  • Plantea una pregunta a los lectores y anímales a comentar o compartir.
  • Usa un texto atractivo y plantea preguntas.
  • Deja claro qué quieres que haga el lector a continuación.
  • Crea una sensación de inminencia.
  • Céntrate en las ventajas.
  • Incluye una llamada a la acción en un enlace. Puedes ser creativo si la situación lo permite y no da pie a confusiones.

Sé constante

Crear y mantener un blog comercial requiere mucho tiempo y energía… aunque no hace falta que escribas una entrada diaria desde el principio. Tu blog gozará de buena salud si publicas regularmente, por ejemplo, una vez a la semana. Puedes usar los boletines y las redes para informar sobre las novedades. Sólo tienes que recordar una cosa: ¡si abres un blog, tienes que mantenerlo vivo!

Principales conclusiones

  • Publica regularmente
  • Adapta el contenido y el tono a tu audiencia
  • Escribe entradas que aporten valor a tus lectores
  • Estructura el contenido para facilitar la lectura
  • ¡Pasa el corrector ortográfico!
  • Acaba con una llamada a la acción
X